La actividad de meteorología tiene a su cargo todo lo relacionado con el desarrollo de procesos y fenómenos atmosféricos y su incidencia en el territorio nacional. Desde 1976 a la fecha, esta actividad centró su accionar en proporcionar servicios meteorológicos y climatológicos a la navegación aérea, al sector de atención a los desastres, a la agricultura, a la planificación y aprovechamiento de los recursos hídricos del país, al diseño y planificación de las obras de infraestructura nacional, a diversos proyectos de interés nacional y al sector público y privado en general.