Este martes, la Tierra se interpuso durante tres horas y 34 minutos entre el Sol y la Luna. Como consecuencia, nuestro satélite se volvió rojo y pudo verse en la mayor parte de América.

Boletin Especial presione aqui.

Eclipse Lunar

Este fenómeno es el primer eclipse lunar del año y es parte de una serie de cuatro "lunas rojas" que ocurrirán aproximadamente cada seis meses y según la NASA se repetirá sólo siete veces en este siglo.

Será visible en el hemisferio occidental, especialmente en América y parcialmente en Europa y África.

La órbita lunar ascenderá en la constelación de Virgo y tendrá una trayectoria sobre el sur en parte de la tierra donde será el umbral de sombras ocasionadas por el eclipse.

El eclipse se mantendrá en su fase total por 51 minutos.

Para Guatemala, comenzará el 14 de abril a las 22:53 horas, y llegará a un punto máximo a las 01:06 horas del 15 de abril para finalizar a las 04:37 a.m. de martes 15 de abril 2014.

 

El gráfico del proyecto Gloria que puede verse más arriba muestra la sombra umbral y penumbral de la Tierra.

Dentro de la sombra umbral, la Luna no recibe iluminación directa del Sol, pero dentro de la sombra penumbral, se bloquea solo parte de la luz solar.

Según la agenda astronómica que anuncia esta tétrada, la serie continuará con otros eclipses totales el 8 de octubre del 2014, el 4 de abril del 2015 y el 28 de octubre del 2015.

 

Rojo sangre

Cuando esta rareza astrológica sucede el color de nuestro satélite cambia entonces de un naranja brillante a un rojo sangre y a marrón cobrizo, dependiendo de las condiciones climáticas locales.

Pero, dado que nuestro planeta se interpone entre la luz del Sol y la Luna, ¿por qué en lugar de ocultarse adquiere ese tono rojizo?

La respuesta está en la atmósfera, que se extiende unos 80 kilómetros más allá de la superficie terrestre y actúa como una lente.

Las partículas atmosféricas refractan la luz del sol y solo dejan pasar la luz roja que dará a la Luna ese extraño resplandor.

Sin embargo, es el mismo fenómeno que tiñe el cielo de anaranjado en el amanecer o el atardecer.

Un eclipse de Luna sólo ocurre durante una noche de luna llena cuando el Sol, la Tierra y la Luna están perfectamente alineados, y la Tierra está entre el Sol y la Luna.

Estos eclipses pueden verse desde cualquier punto del mapa donde la Luna esté sobre a línea del horizonte.

A diferencia de los eclipses solares, en los que las fases dependen de la posición del observador, los tiempos en un eclipse lunar son los mismos independientemente del punto de observación.

En este mapa de la Nasa indica que toda América tendrá la mejor visibilidad del eclipse lunar.