INDICE

ESTRUCTURA INTERNA DE LA TIERRA
VULCANISMO Y AMBIENTES TECTONICOS
CLASIFICACION DE LOS VOLCANES
PRODUCTOS DE LA ACTIVIDA VOLCANICA
EL ESTUDIO DE LOS VOLCANES Y SU VIGILANCIA
VOLCANES DE GUATEMALA
PRINCIPALES ERUPCIONES EN EL SIGLO XX
ERUPCIONES CATASTROFICAS

ESTRUCTURA INTERNA DE LA TIERRA

Los volcanes, al igual que los terremotos y la formación de montañas entre otras manifestaciones, tienen su origen en los cambios que ocurren al interior de La Tierra debidos a la forma en la cual ésta libera calor. Para entender este proceso debemos conocer un poco sobre la estructura interna de La Tierra.

Por sus propiedades físicas, densidad y comportamiento elástico, La Tierra se divide en: corteza, manto y núcleo. Las propiedades físicas del material (densidad y constantes elásticas) a diferentes profundidades es posible medirlas, indirectamente, por medio del estudio de la propagación de las ondas sísmicas producidas por los terremotos.

 

La corteza es la parte exterior de roca, su espesor varía de 20 a 80 Km. en los continentes, y unos 6 Km. en los océanos. La zona que separa a la corteza del manto se conoce como discontinuidad de Mohorovi_i_.

El manto tiene un espesor de aproximadamente 2,900 Km., el 45% del radio terrestre. Su composición química es muy parecida a la de la corteza, pero por las condiciones de presión y temperatura, el material es más denso y tiene un comportamiento plástico. El manto se divide en manto superior e inferior. Una segunda discontinuidad denominada de Gutenberg separa el manto del núcleo.

El núcleo tiene un radio de 3,400 Km. aproximadamente, un poco más del 50% del radio terrestre. Su composición química es de níquel (Ni) y hierro (Fe), la temperatura a esta profundidad se estima entre 3,000C a 4,000 C. Por su estado físico el núcleo se divide en: núcleo externo, líquido, responsable del campo magnético terrestre, y núcleo interno en estado sólido.

El calor interno de La Tierra es el motor de los cambios que observamos en la corteza, en la escala de tiempo geológico. Este calor tiene su origen en los mecanismos que formaron el planeta y en el decaimiento natural de isótopos radiactivos (de uranio -U-, torio -Th- y potasio -K-). La forma por la cual se transmite el calor dentro de las diferentes partes de La Tierra es por convección. Es decir, existen flujos o corrientes de material caliente que al ser menos denso sube para luego descender al enfriarse. Esto es similar a lo que ocurre en la atmósfera con el movimiento de masas de aire caliente y frío, o lo que observamos cuando calentamos un líquido.

El modelo que explica el intercambio de calor entre el manto y la corteza se denomina Tectónica de Placas. Este propone que los primeros 100 Km. de la superficie terrestre se comportan como un material rígido, quebradizo y poco denso denominado litósfera, que incluye a la corteza y una pequeña parte del manto superior. La litósfera descansa sobre una capa de material más denso y fluido denominado astenósfera.

La litósfera no es una capa continua, está fragmentada en varios bloques o placas que se mueven con velocidades del orden de varios cm/año. El movimiento relativo entre placas produce roces, choques y deformaciones en los bordes o límites de las placas. Es principalmente allí en donde se producen los terremotos y se forman los volcanes y las montañas.

La dirección del movimiento relativo y la composición de las placas, oceánicas o continentales dependiendo del tipo de corteza, determinan las características del límite o contacto entre las mismas, que son de tres tipos fundamentales: divergentes o generación de corteza, convergente o destrucción de corteza y transcurrente o conservación de corteza. La situación tectónica para Centroamérica está definida por la interacción de tres placas: Norteamérica, Caribe y Cocos. El tipo de contacto o límite entre ellas es de tipo convergente entre las placas de Cocos y Caribe, y tipo transcurrente entre las placas de Norteamérica y Caribe.

INDICE

VULCANISMO Y AMBIENTES TECTÓNICOS

A escala global, el fenómeno del vulcanismo se observa en tres tipos principales de ambientes:

En límites de tipo divergente o de formación de corteza, cuyo rasgo más característico son las dorsales oceánicas o cordilleras submarinas. Ejemplo de éste es la Dorsal Media del Océano Atlántico, que como su nombre lo indica, es una cordillera de origen volcánico que corre por el centro y a todo lo largo del Océano Atlántico. El vulcanismo asociado a este tipo de ambiente se caracteriza por erupciones efusivas con grandes emanaciones de lava y gases en forma no muy violenta, a lo largo de grietas. Ejemplo de éste son los volcanes de Islandia.

En límites de tipo convergente o zonas de subducción. En este tipo de límite dos placas de la litósfera convergen, la más fría o antigua se mete o subduce por debajo de la otra. Esto puede ocurrir entre dos placas de corteza oceánica o una oceánica y la otra continental. En este último caso, la oceánica se subduce por debajo de la placa continental. Ejemplo de este proceso es el que dió origen al denominado Cinturón de Fuego del Pacífico, el cual se caracteriza por formación de grandes cordilleras, como la de los Andes; arcos o ejes volcánicos, como la Cadena Volcánica Centroamericana, y mucha actividad sísmica, como la que se registra en Centroamérica paralela a la costa del Pacífico .

Puntos Calientes. Este tercer ambiente no tiene relación con la distribución de los límites entre placas. Su origen está asociado a regiones calientes muy localizadas dentro del manto y que permanecen quietas respecto al movimiento de las placas, de ahí su nombre de puntos calientes. El magma al alcanzar la superficie forma los volcanes y el movimiento de la placa sobre el punto caliente hace que se formen cadenas de islas volcánicas, en una forma similar a la que ocurre al pasar lentamente una hoja de papel sobre un fósforo encendido. El ejemplo más claro son las islas de Hawaii, las cuales se encuentran en medio de la placa del Pacífico.

INDICE

CLASIFICACIÓN DE LOS VOLCANES

Los volcanes se clasifican por el tipo de estructura o edificio volcánico y por el tipo de actividad o de erupción que presentan. Ambos aspectos están relacionados al ambiente tectónico que les dio origen. Por otra parte, este tipo de clasificaciones no es exacta y un mismo volcán puede combinar diferentes estructuras, así como presentar cambios en la modalidad del tipo de erupción. Por su estructura, los volcanes se clasifican en:

Estratovolcán. Tienen forma cónica con un cráter central, el edificio volcánico está formado por capas sucesivas de depósitos de lava, escoria, arena y cenizas producto de las diferentes erupciones. La mayoría de los volcanes en Guatemala son de este tipo.

Calderas. Son el resultado de grandes erupciones, las cuales hacen que colapse o se derrumbe la parte central o todo el edificio volcánico, dejando un gran cráter o caldera. Ejemplos de este tipo de estructuras en Guatemala son las calderas de Atitlán y Amatitlán, entre otras.

Tipo escudo. Se caracterizan por ser grandes montañas, con pendiente suaves, formadas por la superposición de ríos de la lava fluidos. Ejemplo de este tipo son los volcanes de Hawaii.

Domo de lava. Presentan estructuras más pequeñas, comparadas a las anteriores, con fuertes pendientes y producto de la acumulación de lavas muy viscosas y flujos de bloques y ceniza incadescente. Ejemplo de éste es el domo del Santiaguito localizado al Suroeste del Volcán Santa María.

Cono de cenizas o escoria. Son conos relativamente pequeños que como su nombre lo indica están formados por la acumulación de ceniza y escoria. Ejemplo de éstos son todos los cerros alineados principalmente a la falla de Jalpatagua y del graben de Ipala.

Otros tipos de estructuras se forman por la combinación de algunos de las anteriores, todas éstas se resumen en la Figura 1

 

Por su tipo de actividad los volcanes se clasifican según el patrón eruptivo observado en los volcanes más estudiados y que presentan un comportamiento definido.

En general encontramos siete tipos o modalidades de erupciones, estas son:

Tipo Hawaiiano: se caracteriza por una abundante salida de magma muy fluido que forma grandes ríos, lagos de lava. Los gases son liberados en forma tranquila. Las erupciones violentas son raras y los gases pueden impulsar fuentes de lava que llegan a alcanzar los 500 m. de altura.

Tipo Estromboliano: se caracteriza por una actividad regular o constante de explosiones que lanzan lava pastosa en estado incandescente. Son acompañadas por ríos de lava y emisión de gases y suelen edificar conos de escoria con bastante rapidez. Un ejemplo de este tipo de actividad es la del Volcán Pacaya.

Tipo Vulcaniano: Las erupciones son menos frecuentes y más violentas debido principalmente a que el magma es más viscoso y por lo tanto la liberación de los gases más dificil. Tales erupciones van acompañadas por una gran nube de gases cargados de ceniza, arena y fragmentos de rocas que alcanza varios kilómetros de altura. Después de ocurrida la explosión, que limpia la chimenea, aunque poco frecuente una corriente de lava puede tener lugar, ya sea saliendo por el cráter principal, secundario o por una fisura lateral. Ejemplo: Volcán de Fuego.

Tipo Pliniano: Son erupciones muy violentas que levantan columnas verticales de gases, piroclastos y fragmentos de roca a varias decenas de kilómetros de altura. A menudo son acompañadas por el colapso de la parte superior del edificio volcánico. Ejemplo de este tipo de erupción fué la del Volcán Santa María el 24 de octubre de 1902.

Tipo Peleano: También se caracterizan por su alto índice de explosividad asociado a un magma viscoso con alto contenido de gases. Pueden producir explosiones de rocas, gases y magma muy pulverizado dirigido lateralmente formando nubes ardientes o flujos piroclásticos. Ejemplo, el Volcán Santiaguito.

Tipo Islándico: En este tipo no existe un cono con cráter central, como en todos los anteriores. La característica principal es la emisión de enormes volúmenes de lava a través de fisuras o grietas. Algunas forman coladas de poco espesor que cubren áreas enormes.

Freática o geiseriana: Estas se producen por el contacto de las aguas subterraneas con la roca y fumarolas todavía caliente dentro del volcán. A diferencia de todas las anteriores no existe ascenso de magma. Por lo general presenta emanación de vapor de agua y gases en las proximidades o laderas del volcán que puede durar por mucho tiempo y a veces se intensifican en la época de lluvia. En algunos casos llegan a producir explosiones que forman pequeños cráteres. Ejemplo de erupción freática fué la actividad de los Volcanes Tacaná, en 1986 y Acatenango, en 1972.

 

INDICE

PRODUCTOS DE LA ACTIVIDAD VOLCÁNICA

Los principales productos en una erupción son: gases, lava y fragmentos sólidos calientes o en estado incandescente. El tipo de magma y la cantidad de gases son los que determinan el tipo de erupción.

Las lavas tienen más o menos los mismos constituyentes y lo que las diferencia y determina, son algunas de sus propiedades (como color y viscosidad), y la cantidad presente de dióxido de silicio -SiO2-. Al aumentar la concentración de éste, aumenta la viscosidad. Las temperaturas medidas en ríos de lava van desde 900C a 1,200C.

En Guatemala las lavas más fluidas son la del Pacaya, seguidas por las del Volcán de Fuego y finalmente las del Volcán Santiaguito.

La liberación o expansión de los gases disueltos en el magma, debido a una disminución en la presión, es la fuerza que impulsa el magma hacia arriba. Los principales gases liberados por la actividad volcánica son: vapor de agua (90%), dióxido de azufre -SO2-, monóxido de carbono -CO- y sulfuro de hidrógeno -HS-. Las concentraciones de los mismos varían de un volcán a otro, y en un mismo volcán durante las diferentes etapas o fases en una erupción.

A todo el material sólido fragmentado de diferente tamaño y forma, que es lanzado durante una erupción, se le denomina en general piroclastos. Por sus dimensiones se dividen en :

bloques, son fragmentos de roca de forma irregular que formaban parte del cono volcánico. Sus dimenciones van de 64 mm. en adelante.

bombas volcánicas, son masas de lava de consistencia plástica que al ser lanzadas al aire se solidifican tomando formas redondeadas y aerodinámicas. Sus dimensiones van de pocos a varias decenas de centímetros.

escoria o tefra: son fragmentos de lava porosa producida por la rápida liberación de los gases, con dimensiones de unos cuantos centímetros.

lapilli: es lava fragmentada y lanzada violentamente que se solidifica en el aire, sus dimensiones van de 4 a 32 mm.

ceniza: término genérico del material muy fino que se produce por la fragmentación del magma. Es transportada por el viento a grandes distancias, sus dimensiones son menores a los 2 mm.

 

INDICE

EL ESTUDIO DE LOS VOLCANES Y SU VIGILANCIA

El estudio de los volcanes es importante porque nos dan información sobre los procesos que ocurren en el interior de La Tierra como vimos anteriormente. Durante la evolución del planeta, el vulcanismo fue la fuente del agua y los gases que dieron origen a los oceanos y la atmósfera, ambos vitales para el surgimiento de la vida. Por otra parte, su actividad representa una amenaza o peligro para las poblaciones cercanas.

En Guatemala, los volcanes forman una barrera topográfica muy importante, modelan el clima, crean suelos fértiles y son fuentes de recursos minerales y energéticos (Geotermia). Todo esto ha contribuido a que existan importantes centros de población en su alrededores.

Con el fin de ayudar a disminuir o evitar los daños producto de la actividad de los volcanes, la Unidad de Vulcanología del INSIVUMEH cuenta con sistemas de vigilancia en los volcanes activos y realiza estudios para evaluar los peligros asociados a cada uno de ellos.

La vigilancia o monitoreo consiste en medir en forma constante y sistemática los cambios que ocurren en un volcán. Entre éstos tenemos: la actividad sísmica, la deformación del terreno debida a cambios en la inclinación, hundimiento o elevación del suelo, y los cambios de temperatura y contenido químico en fumarolas, fuentes termales y en los gases liberados.

La evaluación del peligro o amenaza volcánica consiste en estudiar la historia eruptiva de cada volcán para conocer comportamiento en el pasado, la frecuencia y tipo de erupciones, distribución, tamaño y propiedades de los depósitos del material expulsado.

Los principales peligros producidos por la erupción de un volcán son: caída de piroclastos (ceniza, lapilli, escoria, bombas y bloques), flujos o ríos de lava, flujos prioclásticos o nubes ardientes, colapso total o parcial del edificio volcánico, lahares o correntadas de escombros, y gases.

La mayoría solo afectan las zonas vecinas al volcán, en un radio de pocos a algunas decenas de kilómetros. Pero otros en combinación con las condiciones meteorológicas, especialmente el viento y lluvia, pueden ser transportados a grandes distancias, como es el caso de la ceniza y las correntadas de lodo a través de los ríos, denominados lahares. Estos últimos, incluso pueden ocurrir meses después de la erupción. Otro efecto secundario, son las lluvias ácidas producidas por la interacción de la lluvia y fuerte emanación de gases.

INDICE

VOLCANES DE GUATEMALA

En Guatemala existen 324 estructuras identificadas de origen volcánico, de éstas, 34 son denominadas como volcanes, 11 han tenido eventos de actividad histórica y 3 son los más activos actualmente y 1 con una actividad fumarólica, siendo estos: Pacaya, Fuego,  Santiaguito y Tacaná, por  su estructura  Pacaya, Fuego y Tacaná son del tipo estratovolcán y Santiaguito un complejo de 4 domos dacíticos.
En la tabla se muestra: la localización geográfica (en grados, minutos y segundos), altura sobre el nivel del mar en metros (msnm), altura relativa (en m),  el departamento en el cual se encuentran, el tipo de volcán, la composición y las erupciones significativas históricas de los principales volcanes de Guatemala. Los más activos se resaltan con letras rojas. La actividad histórica se indica por el año en la cual ocurrió.

Tabla 1. LISTADO DE VOLCANES EN GUATEMALA.

No Volcán Latitud N Longitud W Altura (msnm) Altura relativa (m) Departamento Tipo de volcán Composición Erupciones significativas históricas
1 Culma 14º17´50´´ 89º52´40´´ 1,027 130 Jutiapa Cono de escorias Basalto
2 Amayo 14º18´15´´ 89º59´40´´ 1,050 Jutiapa Estratovolcán Basalto
3 Las Víboras 14º12´45´´ 89º43´35´´ 1,100 500 Jutiapa Escudo Basalto
4 Cerro Redondo 14º22´55´´ 90º25´50´´ 1,220 120 Santa Rosa Cono cineritico Basalto
5 Monte Rico 14º31´55´´ 89º38´20´´ 1,285 200 Jutiapa Cono de escorias Basalto
6 Ixtepeque 14º25´25´´ 89º41´00´´ 1,292 500 Jutiapa Domo Obsidiana
7 Ipala 14º33´25´´ 89º38´25´´ 1,650 800 Chiquimula-Jutiapa Estratovolcán Basalto
8 Moyuta 14º01´40´´ 90º02´25´´ 1,662 500 Jutiapa Estratovolcán Andesita
9 Cruz Quemada 14º09´35´´ 90º16´55´´ 1,690 Santa Rosa Cono de escorias Basalto
10 Tahual 14º26´05´´ 89º54´15´´ 1,716 500 Jalapa- Jutiapa Estratovolcán Basalto
11 Chingo 14º07´00´´ 89º43´35´´ 1,775 900 Jutiapa Estratovolcán Basalto
12 Tobón 14º47´40´´ 89º54´50´´ 1,800 Jalapa Cono de escorias Basalto
13 Jumaytepeque 14º20´20´´ 90º16´15´´ 1,815 800 Santa Rosa Escudo Basalto
14 Tecuamburro 14º09´45´´ 90º25´15´´ 1,840 700 Santa Rosa Estratovolcán Basalto 0960
15 Suchitán 14º23´50´´ 89º46´45´´ 2,042 1,200 Jutiapa Estratovolcán Basalto 1,469
16 Alzatate 14º29´00´´ 90º02´15´´ 2,045 350 Jalapa Cono de escorias Basalto
17 Jumay 14º39´25´´ 89º59´35´´ 2,176 600 Jalapa Estratovolcán Basalto
18

Santiaguito

14º44´33´´ 91º34´13´´ 2,500 370 Quetzaltenango Domo Dacita 1922, 1929, 1931, 1932, 1954, 1973, 1988, 1990, 2000, 2001, 2002, 2003, 2004, 2005, 2010, 2011, 2012, 2014
19

Pacaya

14º22´50´´ 90º36´00´´ 2,552 1,000 Escuintla-Guatemala Estratovolcán Basalto 1565, 1623, 1651, 1655, 1664, 1668, 1671, 1674, 1678, 1687, 1690, 1693, 1699, 1775, 1805, 1846, 1885, 1961, 1965, 1990, 2000, 2001, 2002, 2004, 2006, 2010, 2014
20 Lacandón 14º48´55´´ 91º42´20´´ 2,747 Quetzaltenango Estratovolcán Andesita
21 Chicabal 14º47´13´´ 91º39´22´´ 2,900 900 Quetzaltenango Estratovolcán Andesita
22 San Pedro 14º39´21´´ 91º15´57´´ 3,020 Sololá Estratovolcán Andesita
23 Toliman 14º36´45´´ 91º11´20´´ 3,150 1,600 Sololá Estratovolcán Andesita
24 Cerro Quemado 14º47´45´´ 91º31´07´´ 3,197 800 Quetzaltenango Domo Andesita 0800, 1765, 1785, 1818, 1823, 1891
25 Siete Orejas 14º49´00´´ 91º37´00´´ 3,370 Quetzaltenango Estratovolcán Andesita
26 Santo Tomas 14º42´37´´ 91º28´43´´ 3,505 Sololá Estratovolcán Andesita
27 Atitlán 14º34´57´´ 91º11´11´´ 3,537 2,000 Sololá Estratovolcán Andesita 1020, 1469, 1505, 1579, 1663, 1717, 1826, 1827, 1833, 1837, 1843, 1852, 1853,1856
28 Zuníl 14º44´20´´ 91º26´56´´ 3,542 Quetzaltenango Estratovolcán Andesita
29

Fuego

14º28´54´´ 90º52´54´´ 3,763 2,400 Chimaltenango-Sacatepéquez-Escuintla Estratovolcán Andesita 0590, 0900, 0970, 1524, 1531, 1541, 1542, 1551,  1581, 1585, 1586, 1587, 1614, 1617, 1620, 1623, 1629, 1685, 1686, 1699, 1702, 1705, 1706, 1710, 1717, 1730, 1732, 1737, 1799, 1826, 1829, 1855, 1856, 1857, 1860, 1880, 1896, 1932, 1944, 1947, 1959, 1953, 1955, 1957, 1962, 1963, 1966, 1967, 1971, 1973, 1974, 1975, 1977, 1987, 1999, 2002, 2012, 2013, 2015
30 Agua 14º27´52´´ 90º44´33´´ 3,766 2,400 Sacatepéquez-Escuintla Estratovolcán Andesita
31 Santa María 14º45´23´´ 91º33´06´´ 3,772 1,500 Quetzaltenango Estratovolcán Andesita 1902-1903
32 Acatenango 14º30´02´´ 90º52´32´´ 3,976 2,500 Chimaltenango-Sacatepéquez Estratovolcán Andesita 1450, 1924, 1926, 1972
33

Tacána

15º07´54´´ 92º06´30´´ 4,092 2,300 San Marcos Estratovolcán Andesita 1855, 1878, 1900-1903, 1949-1950, 1986, 1987
34 Tajumulco 15º02´33´´ 91º54´14´´ 4,220 1,200 San Marcos Estratovolcán Andesita 1821, 1863

 

INDICE

PRINCIPALES ERUPCIONES EN EL SIGLO XX

TACANA. Con erupciones freáticas que lanzaron ceniza y una gran emisión de gases en 1900-1903, 1949-1950 y en mayo de 1986, esta última dió origen a un pequeño cráter a 3,600 msnm en el flanco Noroeste del volcán.

SANTA MARIA. Erupción tipo pliniana en octubre de 1902, la columna de ceniza alcanzó una altura de 27 a 29 Km.; produjo un cráter de 1,000 m de largo por 700 m. de ancho en la ladera Suroeste del Volcán. Se estima que el volumen de material expulsado, piroclastos, fué del orden de 10 Km3 y cubrió un área de 150 Km2 con más de un metro de ceniza. Murieron aproximadamente 6,000 personas y el sonido de la explosión se escuchó hasta Costa Rica. Está catalogada como una de las más violentas del siglo XX a nivel mundial.

SANTIAGUITO. Complejo de cuatro domos de lava: Caliente, La Mitad, El Monje y El Brujo, que actualmente llamamos Santiaguito. Empezó a formarse en 1922 dentro del cráter dejado por la erupción de 1902 del Volcán Santa María. Desde entonces ha seguido creciendo, en volumen principalmente, producto de ríos de lava, nubes ardientes y columnas de ceniza que han alcanzado varios miles de metros de altura. La erupción —tipo peleana— más grande ocurrió en 1929, la cual mató a aproximadamente 2,500 personas. Mucho del material expulsado es arrastrado por las lluvias produciendo lahares que siguen el cauce de los ríos que nacen en sus faldas. Este tipo de peligro obligó al traslado de la población de El Palmar.

FUEGO. Es unos de los volcanes más activos de Guatemala, con más de 60 erupciones desde 1524. Las erupciones —tipo vulcaniano— más violentas de este siglo ocurrieron en 1932, 1971, 1974 y, la más reciente, el 21 de mayo de 1999. Elevaron columnas de ceniza de 5 a 10 Km. de altura, dejando depósitos de 40 cm. de espesor en las proximidades y de 2 cm. a varios cientos de kilómetros de distancia.

ACATENANANGO. Con pequeñas erupciones freáticas que lanzaron cenizas y gases en los años 1924 a 1927 y en 1972.

PACAYA. También con muchos registros de erupción desde 1565. El último ciclo de actividad dió inicio en 1961 después de aproximadamente 76 años de reposo. Las principales erupciones —tipo estrombolianas— que levantaron columnas de ceniza de 1 a 8 Km. de altura sobre el cráter ocurrieron en 1987, el 20 de mayo y el 18 de septiembre de 1998 y la del 16 de enero del 2000. La de mayo de 1998 lanzó gran cantidad de arena y ceniza sobre la Ciudad Capital obligando al cierre del aeropuerto internacional por tres días.

INDICE

ERUPCIONES CATASTROFICAS

Las erupciones históricas más famosas son sin duda las que han ocasionado mayores catástrofes. La siguiente es una relación no exhaustiva de estas erupciones:

  • Santorín (Grecia, Siglo XV a.d.C.) Destruyó la cultura minoica (¿?)
  • Vesubio (Italia, Año 79). Sepultó Pompeya y Herculano.
  • Etna (Italia, 122). Alcanzó la ciudad de Catania, capital de Sicilia.
  • Heckla (Islandia, 1783). Los gases y los piroclastos destruyeron el país, a cuyo
  • empobrecimiento se achacan unas 10,000 víctimas (el 20% de la población).
  • Tambora (Indonesia, 1812). Las explosiones causaron 12,000 víctimas directas.
  • Mayon (Filipinas, 1814). Los lahares provocaron 1,200 víctimas.
  • Krakatoa (Indonesia, 1833). Originó un maremoto que causó 35,000 víctimas.
  • Santa Maria (Guatemala, 1902). Las oleadas piroclásticas causaron 6,000 víctimas.
  • Mont Pelé (Martinica, 1902). Arrasó la ciudad de Saint Pierre. 28,000 víctimas.
  • Soufriere (Saint Vicent, 1902). Las nubes ardientes causaron 1,500 víctimas.
  • Taal (Filipinas, 1911) Las explosiones causaron 1,400 víctimas.
  • Kelut (Indonesia, 1911). Desbordó el lago del cráter. 1,000 víctimas directas.
  • Merapi (Indonesia, 1931). Los lahares provocaron más de 1,000 víctimas.
  • Mont Lamington (Nueva Guinea, 1951). Una oleada pirociástica causó instantáneamente
  • más de 3,000 víctimas.
  • Agung (Indonesia, 1963). Mil víctimas que no quisieron abandonar la zona de peligro.
  • Soufriere (Guadalupe, 1976). Una falsa alarma eruptiva precipitó la evacuación durante meses de 70,000 personas .
  • Saint Helens (EE.UU, 1980). Provocó pérdidas valoradas en casi mil millones de dólares.
  • Chichón (México, 1982). Desaparecieron miles de personas.
  • Galunggung (Indonesia, 1981). Tuvieron que ser evacuadas 40,000 personas.
  • Ruiz (Colombia, 1985). Los lahares provocaron más de 20,000 víctimas.
  • Lago Nyos (Camerún, 1986). Nubes de gas letal causaron más de 1,700 víctimas.

INDICE

Cualquier información adicional comunicarse al departamento de investigación y servicios geofísicos de INSIVUMEH

Print Friendly, PDF & Email